ADMINISTRA
¿Cómo realizar un presupuesto personal?

Cómo realizar un presupuesto personal

Un paso para mejorar tus finanzas personales es manejarlas bajo un presupuesto. Encuentra aquí una guía para realizar uno y aprovecharlo para tu beneficio.

Un presupuesto personal es una herramienta muy útil si se utiliza para ahorrar e invertir en el futuro. Te ayudará a tener una idea clara de todos los ingresos que tienes, cómo administrarlos, a qué destinarlos, así como de las oportunidades que estás perdiendo por hacer gastos hormiga.

Existen distintos modelos de presupuesto personal. Para realizar uno, toma en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Enlista tus ingresos
  • Identifica tus gastos fijos
  • Identifica tus gastos variables
  • Determina tus metas
  • Determina el monto de ahorro que asignarás a tus metas

1. Enlista tus ingresos

Mensualmente, ya sea en papel o en tu computadora, crea una tabla y destina unas columnas a todos los ingresos que tengas; ya sean semanales o quincenales. Junto a ellos, asigna la cantidad completa de dinero que recibes siendo lo más específico posible y no olvidando ninguna fuente de ingresos por más pequeña que sea. Al final, anota el total.

Tus ingresos pueden incluir:

  • Tu salario
  • Comisiones que ganes en tu trabajo
  • Ventas externas que realices
  • Deudas que te sean pagadas

En caso de contar con una propiedad o ser mayor:

  • La renta mensual recibida
  • Pensiones y compensaciones

2. Identifica tus gastos fijos

Junto a las primeras columnas, anota todos tus gastos fijos, es decir, aquellos que tienes que realizar de manera obligatoria cada mes para vivir dignamente o para evitar caer en más deudas. Intenta ser lo más objetivo posible y excluir gastos no tan importantes para la vida, como pueden ser comprar accesorios o aparatos electrónicos de entretenimiento.

Estos son ejemplos de algunos gastos fijos

  • Comida/despensa
  • Renta
  • Agua (que en general, se paga bimestralmente)
  • Luz
  • Gas
  • Gasolina/transporte
  • Teléfono/internet
  • Deudas en tiendas departamentales o crediticias
  • Colegiaturas

3. Identifica tus gastos variables

Los gastos variables son aquellos que no son totalmente necesarios para tu supervivencia, pero en los que incurres comúnmente y pueden representar fugas de dinero importantes que no te dejen ahorrar. Estos serán clave para determinar la cantidad de dinero que podrás guardar mensualmente que te ayudará a cumplir tus metas.

La clave para ahorrar reside en que, al identificar tus “gastos hormiga”, puedes priorizarlos y determinar cuáles aún son viables y cuales definitivamente deberías eliminar.

Algunos gastos variables pueden incluir:

  • Salidas a comer
  • Transportes innecesarios
  • Ropa
  • Entretenimiento
  • Ocio (como servicios de streaming o música)

Quizás estés gastando más dinero comiendo en restaurantes cuando puedes organizarte para preparar tu desayuno o comida, o puedas levantarte un poco más temprano para tomar el transporte público en lugar de pagar por taxis u otros servicios de transporte. Realizar un presupuesto personal, también es un ejercicio de disciplina y fuerza de voluntad.

4. Determina tus metas

Para realizar un presupuesto personal, existen diferentes preguntas que te puedes hacer, las más importantes siendo la cantidad de ahorro mensual que necesitas para comprar una y el plazo en el que llevarás este ahorro.

Analiza tus gastos y determina cuáles puedes disminuir y cuáles puedes eliminar.

Es importante realizar este estudio ya que te ayudará a decidir el monto mensual del que puedes disponer y te dará un panorama del tiempo que necesitas para comenzar el proceso de compra.

Sé realista al marcar tus metas, apégate a ellas lo más que puedas y mantén tu presupuesto personal a la mano en caso de que tengas que hacer ajustes.

5. Determina el monto de ahorro que designarás a tus metas

Por último, si quieres comprar una casa, necesitas decidir muchas situaciones antes de comenzar a ahorrar.

¿Cómo quieres tu casa? ¿Cuánto estás dispuesto a pagar por ella?

Si tienes una propiedad en mente, determina y anota aspectos como su precio, el enganche, costo de papeles y trámites necesarios para escriturarla, mantenimiento del inmueble, pago de cuotas de tu crédito hipotecario, gastos de notario y otras salidas de dinero relacionadas.

Compara todo eso con tus ingresos mensuales y así podrás determinar el monto necesario que tendrás que guardar para hacer la compra de tu casa posible.

De acuerdo con algunas teorías económicas, se recomienda aplicar la regla 50/30/20 para contar con una administración adecuada de tus recursos.

En una situación ideal, tus gastos fijos no deberían rebasar el 50% de tus ingresos. Si esto sucede y deseas ahorrar, deberías ajustar estos gastos para que puedas empezar a guardar ese dinero extra que tanto necesitas.

Por otro lado, el 30% de tus ingresos deberían asignarse a los gastos variables que puedan presentarse, es decir, algunas emergencias, compras de placer o entretenimiento.

La clave para no desbalancear tu presupuesto personal es medir estos gastos para que el 20 por ciento restante, asignado usualmente al dinero que debería ser ahorrado, rinda más y éste porcentaje crezca.

Un presupuesto personal es una herramienta indispensable si deseas tener finanzas personales saludables. Es un paso muy importante para conocer el estado de tus ingresos y egresos, así como para analizar a fondo las fugas de efectivo que podrían afectarte a largo plazo.

¡Seguir estas recomendaciones hará que tu sueño de comprar una casa sea por fin posible! Si deseas conocer más, este artículo también puede serte de mucha utilidad.